Ventajas del drenaje linfático

El drenaje linfático es una técnica de la masoterapia que coordina la fisioterapia con las técnicas de los masajes terapéuticos y cuya finalidad es colaborar a la correcta eliminación de líquidos, grasas y otras sustancias de deshecho del organismo.

Puede ser tanto manual como digital, este último es el realizado por máquinas, y consiste en presiones que simulan contracciones de los músculos lisos de los vasos. Entre las principales ventajas que ofrecen los drenajes linfáticos se encuentran:

Depura tu cuerpo de toxinas al estimular el sistema inmunológico.
– Evita afecciones al mejorar la circulación sanguínea.
Reduce la inflamación de piernas y resto del cuerpo en aquellas personas que tienen una vida sedentaria.
– Permite alcanzar una mejoría los problemas dermatológicos.
– Ayuda a la reducción de edemas.
Relaja el cuerpo y lo libera de tensiones acumuladas.
– Alivia inflamaciones como la otitis, sinusitis y bronquitis
– Mitiga la tensión general y muscular, provacando en tu organismo un sentimiento de bienestar generalizado.

A todo esto hay que añadir que los beneficios continúan hasta 10 días después del drenaje linfático, y sigues eliminando toxinas y perdiendo peso.