Riesgos de un consumo excesivo de sal

Un excesivo consumo de sal es un importante factor de riesgo para la hipertensión. Por norma general, en España estamos muy mal acostumbrados y consumimos comidas excesivamente saladas. Controlar la ingesta de sodio nos puede ayudar a lograr un buen estado de salud, aunque para ello primero hay que modificar los hábitos alimenticios y eso no es nada fácil.

La hipertensión arterial se conoce también con el nombre de “enfermedad silenciosa”. Es incurable, por lo que exige un estricto control de la misma. Sus síntomas son dolor de cabeza, debilidad y visión borrosa, mareos, náuseas y vómitos y hemorragia nasal.

La relación entre el consumo de sal y la salud cardiovascular se encuentra estrechamente relacionada. El consumo excesivo de sodio, además de elevar los niveles de presión arterial, está vinculado con el desarrollo y la aparición de otros trastornos como la insuficiencia cardiaca, enfermedades hepáticas y renales.

El exceso de sal acarrea diversas consecuencias para el organismo, como la retención de líquidos, lo que provoca que aumentemos de peso y obliga al corazón, el hígado y los riñones a trabajar por encima de sus niveles normales. Es conveniente por tanto tomar precauciones y mantener una dieta hiposódica, que establece un consumo de 2 a 3 gramos de sal por día.

Cambiar los hábitos alimenticios es algo que lleva tiempo, pues debemos acostumbrarnos al sabor de la comida, que al principio nos parecerá sosa. Algunas sugerencias para reducir el consumo de sal en las comidas son no colocar el salero sobre la mesa o utilizar uno con los agujeritos más pequeños, sustituirla en los guisos por especias, evitar embutidos, enlatados y precocinados, escoger productos bajos en sal y reducir la ingesta de bebidas con gas.

Imagen: Scarlett
Vía: Naturalinea

  • maricela

    hola!! yo consumo mucha sal, y en las 3 ultimas semanas me duelen mucho los pies y no se me quita. Me podrias dar un consejo si ya me esta haciendo daño