agua

La importancia de beber agua

Aunque no le damos la importancia que realmente tiene debemos ser conscientes de que el agua es uno de los elementos básicos para mantener nuestra salud. No olvides que la deshidratación es uno de los problemas que puede tener peores consecuencias para el funcionamiento del organismo. Evidentemente el peligro es peor en verano por las altas temperaturas pero no podemos obviarlo tampoco en invierno.
El agua supone más de la mitad del peso de un cuerpo humano y realiza muchas acciones importantes, como posibilitar el transporte de nutrientes a las células, ayudar a la digestión y ayudar a regular la temperatura corporal. Motivos más que suficientes para asegurarnos de que nuestras reservas están garantizadas.

Lo normal sería que el reflejo de la sed nos lleve a beber el agua que necesitamos pero esto no sucede siempre. Hay gente que pasa por alto esto y en ellos la deshidratación se convierte en un estado casi permanente, lo que puede llegar a provocar problemas importantes en los riñones. Éstos pueden ver como sus funciones degeneran. De hecho, una de las maneras más simples de comprobar si estamos correctamente hidratados es mirar que aspecto tiene nuestra orina: si es amarilla clara podemos estar tranquilos.
Existen muchos mitos acerca de las dietas y el hecho de tomar agua (u otros líquidos) en momentos determinados pero esto no tiene ningún sentido. Lo único que puede suceder es que al beber se diluyen los jugos gástricos y se retrasa la digestión, lo que puede dar problemas a quien tenga digestiones difíciles.
Imagen: Ser existencial del alma