Cómo quitar las durezas de los pies

Muchas veces se comenta que caminar descalzo por la arena de la playa contribuye a eliminar las durezas en los talones y otras partes del los pies; sin embargo, recientemente, muchos expertos se han manifestado en contra de esta teoría, indicando que podría ser incluso contraproducente.

Sea cual fuere la verdad, lo cierto es que, transcurrido el verano, muchos y muchas tenemos los pies destrozados de tanto llevar sandalias, sumergirlos en el agua de las piscinas o del mar, o aportarles poca hidratación.

Ahora que en breve comenzaremos a arropar a nuestros pies con calcetines, zapatos y botas, no está de mas someterlos a un tratamiento intensivo para dejarlos suaves y lisos.

En primer lugar, llena un balde grande y amplio con agua templada y disuelve en él un buen vaso de almidón en polvo. Mete los pies en el agua y mantenlos dentro durante veinte minutos. Si colocas unas canicas en el fondo y te dedicas a mover los pies lentamente sobre ellas, obtendrás un masaje relajante extra, que además contribuirá a activar la circulación.

Saca los pies del agua, acláralos bien y sécalos a fondo. Insiste entre los dedos para que no se formen hongos. Para eliminar las pieles muertas y reblandecidas, pasa una lima especial para durezas o una piedra pómez.

No olvides terminar el tratamiento con una buena crema hidratante específica para los pies. Si hace frío y te atreves, date bien de crema y ponte unos calcetines limpios de algodón para pasar la noche; verás con qué pies más suaves te levantarás…

Imagen: Aussiegall.