andropenia

Andropenia o síndrome de ADAM: la menopausia masculina

Otra forma de llamarla es también andropausia, pero actualmente los términos médicos empleados son los de andropenia o Síndrome de ADAM (las siglas inglesas correspondientes a “Deficiencia de Andrógenos en la Ancianidad Masculina”). Lo llamemos como lo llamemos, la cuestión es que los hombres también tienen su propia menopausia, aunque la intenten disimular y así creerse más fuertes…

A partir de los cuarenta y cinco años, y al igual que nos ocurre a las mujeres, los hombres comienzan a sufrir una decadancia hormonal que en muchos casos ocultan o intentan disimular, haciendo oídos sordos a los síntomas que padecen; la realidad es que sólo un pequeño porcentaje lo consulta con su médico.

¿Cuáles son estos síntomas? Muy fácil: si un hombre se da cuenta de que pierde concentración al realizar tareas como leer o escribir y llega incluso a percibir pérdidas de vista, memoria o dificultad para realizar ejercicio físico, entonces debería ponerse en guardia y buscar el consejo médico.

Los cambios de carácter, las alteraciones al orinar y la pérdida de apetito sexual son también otras señales que avisan del comienzo de la andropenia.La buena noticia es que estos síntomas son sencillos de tratar; lo importante es conocer cuál es el nivel de testosterona de la persona, y si está bajo, compensarlo.

Eso sí: a la hora de tratarse con esta hormona, hay que tener en cuenta que está contraindicada para aquéllos que padrezcan enfermedades de corazón o cáncer, especialmente si es de próstata.